Quiénes somos

Nuestros nombres no importan. Tampoco nuestros orígenes. Porque somos católicos y por tanto universales. Nos cruzamos contigo por la calle o a la salida de la Parroquia. Osea que somos lo que fueron nuestros abuelos y bisabuelos: católicos. Como siempre. Estas cosas no cambian. Y no deberían cambiar.

Aquí hablaremos de cosas universales: del Amor, de la Caridad, del Perdón, de la Misericordia, de la Fe, de la Doctrina, de los Santos, de los Padres de la Iglesia, de la Liturgia, de la Biblia, de la Virgen… de Dios.

Nuestro compatriota San Francisco Javier llevó llamas de Amor hasta Oriente… ¿vamos a permitir que en esta tierra, su tierra, se apaguen esos fuegos?

Anuncios