Error 6: Diálogo deformado

nuevo-orden-mundial

En el nuevo mundo modernista y relativista el diálogo cambia de significado, convirtiéndose en la quintaesencia del credo relativista y en la antítesis de la conversión y de la misión.

En su acepción relativista , dialogar significa colocar la fe, al mismo nivel que las convicciones de los otros, sin reconocerle más verdad que la que se atribuye a la opinión de los demás.

El término “diálogo” ha llegado a tener un significado de conversación casi sin fin.  Por lo general sólo significa “hablar”.

En el Nuevo Testamento se usa la palabra diálogo más a menudo en el contexto de dar testimonio y de tratar de convencer a otros respecto al Evangelio (por ejemplo, Hechos 17, 2 y 17; y 18, 4).

Pero, como se ha dicho, en nuestros tiempos el diálogo de hecho puede estancar la conversión y dar la impresión de que todas las partes tienen posturas válidas y que el “simplemente comprender” la postura del otro es digno de alabanza. La comprensión puede tener valor, pero sobre todo es un valor el sentar las bases para la conversión a la verdad del Evangelio.

No queda claro hoy que la conversión es en realidad, una meta, cuando muchos católicos se plantean el diálogo , sobre todo con otras religiones.

Es sorprendente como en determinados ámbitos se plantea el diálogo, cómo escuchar a un protestante o a un musulmán, TODO lo que tiene que explicarnos para conocer sus creencias. Pero sin plantearnos que los que tenemos el tesoro de la verdad somos nosotros y que son ellos los que deben escucharnos, plantear esto incluso entre los católicos es tacharte de fundamentalista, e incluso de radical. 

Hoy en día el diálogo amparándose en una falsa tolerancia, que lo único que busca es hacernos perder nuestra identidad, ha grabado como a fuego la regla de “oro” del “diálogo”:

“Buscar lo que nos une y no lo que nos separa” y es un grave error con más graves consecuencia todavía cuando se trata de temas importantes como el ecumenismo, la religión o el evangelio.

 

Ecumenismo-bspline-e1495211558919-950x394

Bajo este epígrafe de DIÁLOGO DEFORMADO, vemos como católicos que se declaran comprometidos  justifican, hablan y formar parte de  grupos políticos pro-abortistas,  Justifican hablar con enemigos declarados de nuestra religión, ya sean masones, abortista o terroristas. Todo estaría justificado aun sabiendo que por la otra parte no hay ninguna motivación por llegar a la verdad.

 

Msgr. Charles Pope

¡ Que arda tu corazón!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s