Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!”. Sta Catalina de Siena

El de hoy es un silencio hijo de la deserción espiritual. Nunca como hoy hubo tantos medios técnicos de expresión y nunca como hoy el silencio fue tan tétrico.

Asistimos a un silencio apostatizante que escandaliza y quita a la parte humana de la Iglesia su potestad de salar y, por ende, de salvar.

Hoy los cristianos nos ponemos a la moda, nos fundimos con el ambiente, nos apropiamos de los argumentos del mundo.

silencio

 

 

Hoy entre los cristianos, apóstoles, sacerdotes, los que debemos hablar se oyen frases como estas :

Predicar sin predicar”, “yo predico sólo con mi ejemplo”, “hacemos apostolado de la presencia”, “nuestro apostolado debe ser indirecto”, “si predicas directamente, te van a rechazar”, “nosotros preparamos el terreno, los que luego vengan predicarán”, “si predicas directamente, no te van a entender o se van a ofender”, “si predicas directamente, te cerrarán la puerta”, “ese tipo de discurso nos creará problemas”, “si decís esa verdad, nos vas a impedir seguir haciendo todo el bien que estamos haciendo”, “van a pensar que eres un resentido”, “no te metas en problemas”,  “hay que evitar toda confrontación”, “tienes que escuchar más”, “nadie posee la Verdad”, “yo no quiero convertir a nadie”, “el proselitismo no es de buen gusto,  “¿acaso si no se convierten se van a condenar?”, “déjalos tranquilos, ellos están contentos”, “no hay que discutir”, “no hay que hablar de religión ni de política”, “no hablar de las cosas que nos distingan sino sólo de lo que tengamos en común”, “hay que evitar todo discurso discriminatorio”, “no digas nada que pueda herir la sensibilidad del prójimo”, “no hay que hablar de doctrina sino sólo de experiencias personales o de cosas que nadie rechazará como ser que Dios nos ama”, “no hay que hablar del infierno ni de la conversión pues estos temas espantarán a los jóvenes o a los hombres de nuestro tiempo”, “no hay que hablar de los aspectos negativos sino sólo en positivo”,

Nos encomendamos al Espíritu Santo , que Él nos ilumine y nos haga valientes para ser testigos de la Verdad.

¡Que arda tu corazón!

Tomado del blog del Padre Federico(recomendable)

http://infocatolica.com/blog/maradentro.php

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s