La Opción Benedictina (1)

“Sólo quien se da a sí mismo crea futuro. Quien sólo quiere enseñar,

quien sólo desea cambiar a los otros, permanece estéril”.

Joseph Ratzinger, “El futuro de la Iglesia” (1969)

 

“Escuchemos la voz de San Benito: de la soledad interior,

del silencio contemplativo, de la victoria sobre el rumor del mundo exterior,

de este «habitar consigo mismo», nace el diálogo consigo y con Dios”.

Juan Pablo II, “Alocución en la Abadía de Montecassino” (18 de mayo de 1979)

 

actual-abadia.jpg 

Recientemente, está habiendo un intenso debate entre varios intelectuales en los Estados Unidos sobre el rol que deben desempeñar los creyentes en la vida pública. Esto adquiere especial relevancia en un entorno social marcado por la secularización, el relativismo e incluso la persecución de baja intensidad a los creyentes, por no mencionar las legislaciones que avanzan en líneas contrarias a la ley natural y el respeto a la libertad religiosa.

Esta discusión se ha intensificado durante los últimos meses con motivo de la publicación por parte de Rod Dreher, de un libro titulado The Benedict Option: A Strategy for Christians in a Post-Christian Nation (La opción Benito: Una estrategia para cristianos en una nación post-cristiana). Mucho se ha hablado sobre la “opción benedictina”. El origen de esta expresión la toma Dreher de un famoso libro del filósofo moral escocés Alasdair MacIntyre, publicado en 1981, titulado After Virtue (Tras la virtud, la cita específica y un comentario se pueden leer aquí). Rod Dreher, editor de The American Conservative, es un conocido periodista y blogger. Su viaje interior le ha llevado del protestantismo al agnosticismo, posteriormente al catolicismo. En la actualidad es ortodoxo. La tesis de su libro ha sido contestada por otros autores y ha sufrido varias interpretaciones y reinterpretaciones. Incluso el propio MacIntyre ha sido preguntado en una conferencia por el libro de Dreher. MacIntyre discrepa de la obra. Considera que el libro de Dreher utiliza una línea de su libro pero que no se apoya en sus ideas (véase aquí, el minuto 1:07:00).

Publicados con pocos meses de diferencia, se suman al libro de Dreher, la obra de uno de los obispos católicos más respetados de los Estados Unidos, Charles J. Chaput, que publicó Strangers in a Strange Land: Living the Catholic Faith in a Post Christian World (Extraños en una tierra extraña: viviendo la fe católica en un mundo post-cristiano), y el libro del profesor católico en el Providence College, reconocido traductor de la obra de Dante, Anthony Esolen, Out of Ashes: Rebuilding American Culture (De las cenizas: reconstruyendo la cultura americana). La tesis compartida por los tres autores consiste en asumir que los cristianos ya constituyen una minoría moral. En concreto, la propuesta de Dreher no es tanto hacer una nueva huida al desierto ni apostar por la vida monacal sino apelar a la figura de San Benito por cierto paralelismo histórico existente entre la su época y la nuestra, y poner de manifiesto cómo su figura, testimonio y enseñanza pueden iluminar y darnos pistas para actuar en el presente. En realidad, la tesis no es nueva, y va mucho más allá de la obra de MacIntyre. De hecho, la figura de San Benito, ha ido adquiriendo cada vez más importancia a lo largo del siglo XX, siendo declarado Padre de Europa, por Pío XII (1947), y Patrono Principal de Europa por Pablo VI (1964). Juan Pablo II añadió como patronos a los Santos Cirilo y Metodio, a Santa Catalina de Siena, Santa Brígida y Santa Edith Stein, todos pertenecientes al estado monástico. Sin embargo, un lugar especial en la referencia a la opción benedictina debe ser reservado para Joseph Ratzinger/Benedicto XVI, quien en innumerables ocasiones mencionó la figura de San Benito como una figura de referencia para volver a dar cimientos a la cultura cristiana no solo europea sino occidental, e incluso universal. En efecto, en la última conferencia que dio antes de ser elegido Sumo Pontífice, Joseph Ratzinger dijo:

“Lo que más necesitamos en este momento de la historia son hombres que, a través de una fe iluminada y vivida, hagan que Dios sea creíble en este mundo. El testimonio negativo de cristianos que hablaban de Dios y vivían contra Él, ha oscurecido la imagen de Dios y ha abierto la puerta a la incredulidad. Necesitamos hombres que tengan la mirada fija en Dios, aprendiendo ahí la verdadera humanidad. Necesitamos hombres cuyo intelecto sea iluminado por la luz de Dios y quienes Dios abra el corazón, de manera que su intelecto pueda hablar al intelecto de los demás y su corazón pueda abrir el corazón de los demás.

Sólo a través de hombres que hayan sido tocados por Dios, Dios puede volver entre los hombres. Necesitamos hombres como Benito de Nursia, quien en un tiempo de disipación y decadencia, penetró en la soledad más profunda logrando, después de todas las purificaciones que tuvo que sufrir, alzarse hasta la luz, regresar y fundar Montecasino, la ciudad sobre el monte que, con tantas ruinas, reunió las fuerzas de las que se formó un mundo nuevo. De este modo Benito, como Abraham, llegó a ser padre de muchos pueblos. Las recomendaciones a sus monjes presentadas al final de su «Regla» son indicaciones que nos muestran también a nosotros el camino que conduce a lo alto, a salir de la crisis y de los escombros.” (Joseph Ratzinger, “Europa en la crisis de las culturas”, Subiaco, Italia, 1 de abril de 2005, Libreria Editrice Vaticana).

Anuncios

6 comentarios

  1. Es ciertamente un asunto muy en boga; por ello es de agradecer el artículo, que ayuda a conocer de una cuestión interesante y que resulta necesario abordar, aunque solo sea para enfrentar al lector a lo que no es sino su punto de partida; la dura realidad de que el mundo se obscurece.

    Muchas gracias y enhorabuena por su portal, tan necesario como interesante.

    Miguel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s